Esto de levantarse temprano es algo que a mi me cuesta desde el día uno ¡real! 😅 En serio… desde el día en que nací 🤭 Partamos de la base de que nací a las 23.30 de la noche de un 4 de marzo por ahí por el año 84 y desde ese instante el sueño se apoderó de mi 😂 y nunca más me abandonó 🙃 Así que comprenderán, que desde que tengo consciencia de esto, y los problemas que ha traído en mi vida es que busco y busco nuevas maneras de enfrentarme al odioso momento de levantarse, en primera instancia, y a eso sumarle las ganas ¡Con la cara llena de risa, eh! 😬 Así que quiero compartirles algunas de las estrategias que ocupo para poder tener esas amanecidas televisivas, que en mi caso, están super lejos de la realidad cotidiana.

1. Pongo mi alarma 2 horas antes del momento en que sé que sí o sí debo estar absolutamente lúcida.

¡Así es! Como muchas saben soy profesora y mi jornada laboral comienza bastante temprano, antes del horario de llegada de los niños al colegio ¡MUY TEMPRANO! a eso de las 7.40, pero llegó al colegio a más tardar a las 7.20, porque tenemos que hacer un gran tetris con el estacionamiento 🤣, así que para evitar problemas, a las 7.20 estoy cruzando la barrera de la libertad 😅, por lo que mi reloj suena por primera vez a las 5.30 am. He de reconocer que al comienzo, me levantaba en ese horario, pero con el tiempo claro que cuesta, lo que si, me da el espacio de tiempo necesario para enredarme en las sábanas, odiar al mundo, culparme por haber elegido esta carrera y hacerme las infinitas promesas del tipo “hoy regresaré temprano y me acostaré a dormir llegando” o “dormiré siesta en la tarde” 😌; posterior a mis autoreclamos, me levanto tipo 6.00 o 6.20 am. Eso sí, cuando consigo dormirme antes de las 22.00 horas, a las 5.30 am estoy super lúcida y aprovecho de ver un poco de televisión, de tomarme un tecito y de hacer las cosas con calma.

Mantengo esta rutina desde el invierno anterior y la verdad es que he tenido super buenos resultados. Tipo 7.30 am estoy absolutamente lúcida, con energía, enchufada en el trabajo y con la disposición para poder enfrentarme a 60 niños a diario. Por el contrario, cuando no lo hago, y me levanto tarde, o atrasada, nada funciona, en ocasiones el sueño no se me pasa, todo me cuesta, desde entender cosas, trabajar con los niños, empatizar con sus necesidades, hacer clases y un largo etc.

¿Cómo llegue a ese horario? Inicialmente, fue porque comencé en algún minuto a hacer la diesta de Grez y tenía que literalmente cocinarme desayunos; algo que fue super insostenible en el tiempo; per lo que si mantuve fue el horario, así entendí que necesitaba más de una hora no sólo para arreglarme, sino también para poder enfrentar el mundo de la mejor manera posible.

2. Duerme las horas que necesitas. 

A mi me cuesta muchísimo, porque como les comenté soy un búho, y me activo muchísimo por la noche. Es algo que trato de trabajar mucho, pero me cuesta un montón. Sí he descubierto que acostándome a más tardar a las 21 horas, al otro día mi cuerpo y mi mente siempre están despejadas; y la recomendación es siempre tratar de dormir la cantidad de horas necesarias para que te sientas mucho mejor al otro día y logres descansar. El punto es que en mi caso, eso debe ser siempre lo máximo posible 😂, o alrededor de 8 horas diarias, algo bastante difícil para una mujer del siglo XXI ¿ustedes lo logran?

3. Motívate a diario

Y casi la misión de este blog ¡inspírate! Yo me levanto cada día pensando en por qué es importante asistir al trabajo, doy gracias por trabajar en un lugar que me gusta y que gracias a él puedo avanzar en alcanzar mis sueños. Pienso en cada paso que me permite dar, trato de fichar algo entretenido que sucederá en el día, desde ver a mi pololo o almorzar con mis compañeras de trabajo, o tener espacio o tiempo para poder trabajar en el blog y en los proyectos que tengo, todo eso me motiva y me ayuda a abandonar la cama con más facilidad. Seguro tú también tienes muchos motivos para levantarte en la mañana con un poco más de energía que ayer. Si no logras identificarlo, te invito a que lleves un registro de las cosas que te hacen feliz y trata en alguna medida, de incluir alguna de esas actividades en tu día a día, así la carga diaria será, sin duda, más llevadera.

¿Te gustaron estos tips? A mi me han funcionado, pese a que estoy al debe siempre con el número 2, que es el más me cuesta. Lo importante de esta rutina es que puedas adecuarla a tus necesidades. Todos no funcionamos de la misma manera, así que te invito a poner en práctica estos tips y a ajustarlos para que des con esa anhelada forma de amanecer bien y con mucha energía 💪🏼